Ir al contenido de la página
Centro de Interpretación de la Naturaleza

Centro de Interpretación de la Naturaleza

Centro de Interpretación de la Naturaleza

MUSEO DE CEREALES
HISTORIA| OBJETIVOS| Sala 1| Sala 2| Sala 3| Sala 4|

Sala 3
Dentro de este calabozo de la antigua cárcel, se realiza una aproximación a la vinculación de Arévalo con el cultivo del cereal así como a los edificios y estructuras asociadas al mismo (molinos, Paneras Reales, Alhóndiga, etc.)

Con especial énfasis se hace referencia a la importancia pasada que tuvo la llegada periódica de segadores foráneos, una emigración estacional que movilizaba a miles de personas con unas duras condiciones de trabajo.

Algunos objetos expuestos permiten un reconocimiento de útiles de medida, así como libros sobre los lugares de procedencia de los cereales de la antigua fábrica de harinas.
Después del recorrido por el pasado, se afronta con optimismo el futuro de la producción cerealista de la zona.

Su importancia continúa siendo considerable, garantizada por el emplazamiento en la localidad de una de las mayores fábricas de harinas de Europa, la Harinera Villafranquina.

En el centro de la sala se puede contemplar una maqueta escala de algunos molinos de Arévalo, que todavía se conservan en el cauce del río Arevalillo y en el arroyo del Lugarejo. En la reja de madera de la ventana que da a la Plaza del Arrabal, aún se pueden apreciar los nombres allí tallados por algunos presos.

Está dedicada a la estrecha relación que a través de los siglos, ha mantenido Arévalo con el cultivo del cereal.

En la reja de madera desde la cual los reos miraban al exterior, aún se apreciaban nombres, jaculatorias e, incluso, las hendiduras que equivaldrían a cada uno de los días que pasaban allí encerrados.