Otras defensas, tanto en la villa como en su tierra, nacerían por la importancia militar de la plaza, cuando Alfonso Vll divide en 1157 los reinos de Castilla y de León, y Arévalo y su Tierra es la frontera castellana con las tierras leonesas, hasta la unión de ambos reinos en 1230. En este momento nacieron muchas "torres almenaras" de carácter militar.
En 1174 y 1178 está documentada la presencia de la Corte castellana en la

villa, posiblemente en el primitivo castillo, donde se inician negociaciones o acuerdos en favor de la unidad.

Entre 1176 y 1181 se crearía el arcedianato en la villa como cabeza del alfoz. El obispo Juan, que lo fue de 1191 a 1195 por elección entre los miembros del Cabildo, había sido arcediano de Arévalo en 1181.

En 1177 las Milicias Concejiles participaron en la toma de Cuenca.

El 16 de julio de 1212, cinco cuadrillas de las Milicias Concejiles de la Villa participan activamente en la batalla de las Navas de Tolosa, bajo el pendón del Obispo de Ávila y a las ordenes del aliado rey de Navarra. En esta ocasión, según la tradición, fue concedido el escudo de armas y el denominado "Fuero Viejo". Dos años después, en 1214, muere el monarca Alfonso VIII en Gutierre-Muñoz, aldea de Arévalo, cuando se dirigía a Plasencia.

Plaza fuerte y nuevas defensas

REX ALFOISUS